Protegernos de la “radiación 5G” es posible: ¿Cómo podemos hacerlo?

Protegernos de la “radiación 5G” es posible: ¿Cómo podemos hacerlo?

Durante el último año cientos de antenas 5G se han instalado alrededor del planeta, de la misma forma que se han enviado cientos de satélites al espacio con el mismo objetivo..

Parece imposible de impedir, por lo que es necesario saber cómo protegernos de su radiación. La nueva era de la tecnología inalámbrica ha llegado y todo parece indicar que no existe manera de frenarla.

No importa que cientos de especialistas en la salud hayan dado su opinión tajante sobre el asunto: la tecnología 5G es perjudicial para salud.

A esto se le suman varios movimientos en diferentes países en contra de esta tecnología inalámbrica que ha terminado en daños a la propiedad privada e, incluso, detenidos. Pero no ha habido resultados; las antenas siguen instalándose y con mayor frecuencia.

¿Qué podemos hacer para detenerlas? Aparentemente nada, pero eso no es el fin del mundo. Si no existe forma de evitar que las empresas tecnológicas instalen un producto que ya está comprobado, puede ser nocivo para las personas y animales, hay que buscar la forma de protegernos de ellas.

¿Por qué protegernos de la radiación inalámbrica?

Cuando un electrón se carga de energía eléctrica negativa y se acelera, crea un campo magnético conocido como EMF.

Los EMF emanan un rango de frecuencia de radiación llamada «espectro de radiación». Este espectro es lo que expande la radiación hacia las personas, haciéndolo peligroso.

Existen muchos casos donde se demuestra que tal radiación es peligrosa para la salud. De hecho, una de los principales precursores en contra del movimiento contra el 5G fue afectado para toda su vida por tecnologías inalámbricas anteriores.

Proveniente de Silicon Valley, la cuna de la tecnología inalámbrica en Estados Unidos, Peter Sullivan ha luchado desde hace años para evitar la propagación de esta tecnología.

Toda su vida estuvo rodeado de tecnologías inalámbricas, se graduó de la Universidad de Stanford y se dedicó al diseño de software; de hecho, trabajó junto a las personas que promovieron la instalación del Wi-Fi en los Estados Unidos.

Tal exposición a la radiación le produjo una enfermedad llamada electrosensibilidad. Esta enfermedad genera una serie de síntomas que varían dependiendo de la exposición a la radiación inalámbrica.

En un mundo donde todo se mueve de esta manera, Sullivan sufre de nauseas, mareos, desorientación, pérdida del sentido, migrañas, depresión, problemas para concentrarse y muchos otros más.

De acuerdo estudios hechos por la Universidad de Harvard, sumados a los síntomas que muestra Sullivan, las personas también pueden padecer pérdida del cabello, descalcificación y desarrollar enfermedades como el cáncer.

El peligro del 5G

Todos los efectos antes mencionados aparecieron con las antiguas generaciones de tecnología inalámbrica. El problema es que en comparación, el 5G sería Chernóbil en todo el mundo.

Al ser más potente y conectar a más dispositivos a la vez y tener velocidades mucho más rápidas, necesita canales mucho más potentes que las anteriores generaciones.

Es por esa razón que se han estado instalando pequeñas estaciones independientes en los vecindarios, convirtiendo a las comunidades en un inmenso horno microondas que, literalmente, podría cocinarnos lentamente.

Esa es la razón del por qué debemos protegernos ¿Cómo? De acuerdos a los movimientos en contra del 5G, existen algunos métodos que, al menos, reducirían el impacto de la radiación.

Lo más importante es, sin duda alguna, evitar, en lo posible, la exposición a las redes Wi-Fi.

Otro aspecto importante es la desconexión de todos los aparatos que se conecten con al Wi-i; sea computadora, móviles, tablets, iPad’s u otros.

No usar los equipos conectados a la electricidad, así se reducirá la exposición a campos magnéticos de radiación.

Sin embargo, las medidas más fáciles que podemos tomar es, sin duda alguna, conectarnos con nuestro entorno, con la Tierra; caminar descalzos sobre la arena de la playa o el césped de nuestro jardín. Comer saludablemente y usar suplementos en base de yodo, azufre y vitamínicos.

Son pequeñas cosas que, sumadas, ayudarán a proteger a nuestros seres queridos y a nosotros mismos.

Sabemos que, prácticamente, es imposible detener la instalación del 5G; es un hecho, se aprobó en todo el mundo y a las empresas tecnológicas han hecho hasta lo imposible por desprestigiar los movimientos que demuestran lo perjudicial de su tecnología. Pero si podemos ayudar a que el impacto sea mucho menor, ya estamos ganando…

Compartilo en:

Publicaciones Relaciondas

Últimas Noticias

  • Suscríbete al Newsletter

Suscribite y recibí a tu e-mail avisos de nuestras nuevas Publicaciones.

Únete a 1 suscriptor